Retsé

Historia XX. De vuelta al paraíso


En el Cairo todo estuvo muy pesado. El dolor de las personas se caía como si literalmente fuesen piedras, o una oscura arena que picaba el corazón y alteraba el cerebro.

No lo podíamos creer, allí atrapados por preguntas y sentimientos ya de siglos, una gran esperanza bajó frente a nuestros ojos y los del mundo.

No era mentira que ese gran Universo realmente bailaba, y que gracias a su inexplicable funcionamiento, la compasión y el amor por la humanidad descendía para todos, trayendo calma y abrazos.

De vuelta al paraíso. Parte I

La LUZ, sí, la LUZ tenía personalidad angelical vestida en una danza corporal. Era como un surrealismo quitándole el trono a la tan aburrida y falsa realidad de la que nos hemos acostumbrado.

No sé cómo pasó y no hay interés para conocer los detalles… Las nubes se abrieron y la luz fue bajando con movimientos de oro. Todo se fue encendiendo, tirando chispas para trazar el camino…

De vuelta al paraíso. Parte II

Y así como por magia, de la nada, aparecí de nuevo en Costa Rica, pero sola como al inicio de estas curiosas aventuras… No sé dónde habían quedado todas esas familias… Abrí muy grande mis ojos y solo guardé silencio, impactada ante la flora y fauna puesta ante mi vista.

Comencé a preguntarme si todo esto era un sueño, no podía creer que estuviera en el mismo sitio y que apareciera tan rápido allí, como si todo lo anterior nunca hubiese sucedido. ¿Acaso todos esos viajes nunca existieron? ¿Acaso las personas solo fueron fantasmas en mi mente? Estaba muy confundida. Ya en otras ocasiones había experimentado algo similar, pero esta vez verdaderamente me sentí como en un mundo surrealista, como metida en una película.

De vuelta al paraíso. Parte III

Fui caminando poco a poco, siempre guardando silencio e impactada por lo que tenía ante mi vista, que tampoco sabía si era cierto, o este era el sueño… A lo lejos se escuchaba gente, se sentía como un olor y una sensación de esas que recogen tu corazón y lo vuelven a encender con las tan conocidas mariposas que explotan tomando todo tu ser de niña, con pureza… Observé luces, gente, alegría, paisajes espectaculares y llegué a una fiesta. ¿De verdad una fiesta? Ya estábamos a punto de comprobarlo…

De vuelta al paraíso. Parte IV

Noticias Mi Ciudad

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s