Retsé

Historia XIV. Desintoxicación dolorosa


Todo estaba tenso. Los mismos oficiales se conmovieron de la escena, dejándonos partir para encontrar ayuda, un hospital, algo. Por supuesto que ellos no entendían ese momento sobrenatural, estaba casi 100% segura que pensaban en alguna reacción meramente física que necesitaba tan solo una intervención médica. Divad y yo sí sabíamos de qué trataba. Él sabía más que yo. Jadá y Ariel no, pero ya Divad se encargaría de hablar con ellos.

Todos los autos arrancaron rápido, necesitábamos llegar a algún destino para estabilizar las células y todos los componentes internos de mi cuerpo. Parecía que la carretera llevaba una fila de ambulancias. Como finalmente estábamos en territorio jordano, en árabe “Al-Urdunn” u oficialmente llamado Reino Hachemita de Jordania ubicado en Medio Oriente, nos dirijimos a la ciudad Petra, uno de los lugares más atractivos y turísticos. Petra literamente fue excavada y esculpida en piedra. Sus maravillas impresionan con solo un vistazo, sobre todo lugares como el Tesoro de Petra, el Monasterio (Deir) y las ruinas de la ciudad romana.

Historia XIV. Retsé. Desintoxicación dolorosa. Parte I

Yo no estaba muerta o inconsciente, más sí débil, muy débil. Aún así podía escuchar las voces y conversaciones de mis amigos. Todo era muy pesado. No podía hablar, pero sí pensar. Estaba también triste porque muchas veces la pasión que domina en nuestro ser no puede soportar los malestares que desean opacarla. Es una lucha muy extraña, siempre vivo preguntándome cómo es que algunos sentimientos aparecen de la nada y pueden más que nuestro mismo ser.

— Creo que los mismos habitantes tienen un poco de la enfermedad, por eso la sangre de Retsé comenzó a ebullir y luego ella se desvaneció, explicó Divad.

— ¿Pero qué hacemos? Su sangre se está evaporando, muy violentamente, dijo Jadá con mucho miedo.

— Esto sí que puede ser peligroso para ella. Su sangre reacciona automáticamente cuando la enfermedad está alrededor. Es como si fuera una alarma, advirtiendo. Si ella no está dispuesta y preparada para combatir, se vuelve aún más peligroso porque la sangre va para un lado y ella para otro. Necesitamos que Retsé aprenda a usar su sangre, a tener valor y coherencia de pensamiento para curar la enfermedad adonde sea que vaya. Sin duda se va a seguir manifestando en muchos espacios y de diversas maneras, por eso ocupamos entrenarla.

— Divad, ¿crees que todo esto tenga relación con lo que pasó en el muro?, preguntó Ariel.

— Claro que sí, allí comenzó la enfermedad. Lo malo es que no sabemos quiénes son o qué hicieron.

— ¡Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!, lancé un grito desde las profundidades de mi estómago.

— Retsé, ¿qué pasa?, preguntó Divad.

— No sé, todo está muy descontrolado. No aguantoooooooooooo. Sentí como electricidad por mi cuerpo.

Historia XIV. Retsé. Desintoxicación dolorosa. Parte II

— La sangre se combina de sales, agua, proteínas, azúcares, etc y éstas circulan por las venas, arterias y capilares porque necesitan proveer oxígeno a todo el cuerpo para eliminar las toxinas. Y aunque es un líquido poderoso para salvar muchas vidas, también es incomprensible porque se contamina fácilmente. Por eso Retsé siente una gran carga, explicó Divad.

— ¡Qué interesante el poder que tiene la sangre! Hay quienes incluso la han venerado, por ejemplo, cuenta la leyenda que los egipcios estaban convencidos de ésta como portadora del espíritu humano y se bañaban en sangre para adquirir fuerza. Los gladiadores se la tomaban como una muestra de derrota ante sus enemigos. En la misma Biblia se menciona más de cuatrocientas veces que la vida está en la SANGRE, por eso es que se prohíbe el consumo de animales con sangre. Desde hace mucho tiempo hasta la actualidad se le ha atribuído poderes, comentó Ariel.

— Tengo una idea. Sé que será muy cansado, pero se me ocurre que puede funcionar. He leído que muchas veces los problemas de la sangre se pueden arreglar con agua y ejercicio. Como las toxinas ensucian, el cuerpo está contaminado. Podemos hacer un poco de ejercicio, una especie de entrenamiento y nuestros soldados la pueden ayudar, propuso Jadá.

— Creo que es una buena idea. Al menos ayudará para que luego Retsé tenga energía y se desintegre. Así podrá encontrar la bacteria y matarla, dijo Divad.

Allí en plena vista y arquitectura de Petra, Jadá me tomó junto con todos sus colegas. Me entrenaron por una hora. El entrenamiento tuvo lugar en diferentes áreas, con diversas posiciones y ejercicios. Ariel daba órdenes, a veces Jadá me ayudaba y otras veces entrenaba junto a los soldados. Hacía mucho calor, más de lo normal, pero era necesario aunque mis fuerzas no dieran y mi cansancio dominara el espacio.

Historia XIV. Retsé. Desintoxicación dolorosa. Parte III
— Bueno Divad, creo que esto sin duda le ha devuelto una pequeña sonrisa a Retsé, dijo Ariel muy feliz.

— ¡Totalmente! Ahora necesitamos un poco de paz para continuar la búsqueda y la cura.

— Yo propongo que vayamos a comer, a hablar, a festejar, a relajarnos. Todo ha sido muy tenso y el ambiente está bastante negativo. Un poco de oxígeno emocional nos vendría muy bien. ¿Qué opinan?, dijo Jadá muy feliz.

— ¡¡¡Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!! me encanta la idea. Creo que yo también necesito un poco de distracción. Obviamente el viaje, el sol, los cambios, la información, todo ha sido más que DEMASIADO. ¡Qué comience la fiesta!, dijo Retsé con mucha esperanza.

Caminamos con todo el grupo en busca de un restaurante bonito donde pudiéramos bailar, cantar, comer, conocer gente, sonreír, observar, charlar. Nuestras cabezas habían sufrido de colapsos y vibraciones sofocantes. Ya era tiempo para nosotros, debíamos apoyarnos y balancear nuestra alma que insistía hace días. La noche cayó con su aroma rojiza y naranja, en medio del desierto pudimos darnos el lujo de saborear las especialidades locales. Allí en una terraza, con decoración y estilo árabe nos colamos en el descanso y placer.

Historia XIV. Retsé. Desintoxicación dolorosa. Parte IV

Noticias Mi Ciudad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s