Emisarios de Ilusión

Redactores freelance… una aventura moderna


Este mundo cambia muy rápido. Todo camina a velocidad dominante. Por eso y por muchas otras razones, hoy se viene gestando un gran movimiento de redactores online.

¿Sabes a qué se refiere? Al gran talento que puede tener una persona para jugar con el gran océano de las palabras y escribir contenidos distintos, con estilos particulares y con cierta flexibilidad en el trabajo.

Los redactores online cada día deciden optar por un trabajo más autónomo y buscan plataformas de trabajo freelance como Workana. La clave secreta es: PASIÓN POR LA ESCRITURA.

Desde Noticias Mi Ciudad queremos que conozcas más, por eso hemos entrevistado a una persona que ejemplifica, sin lugar a dudas, la pasión de una redactora freelance: Elisabet Parera. Lo mejor de todo es que ella misma nos cuenta su experiencia.

Elisabet Parera Mi nombre es Elisabet Parera, soy licenciada en Periodismo y actualmente trabajo como redactora freelance. Soy española.

Desde que tengo uso de razón adoro escribir; es por eso que siempre tuve claro que quería hacer de mi vocación una profesión.

Eso me llevó a cursar la carrera de periodismo y, aunque ejercí varios años como tal, la experiencia junto con las nuevas tecnologías y mi pasión por aprender me han llevado a compaginarlo con otro mundo distinto: el de los artículos online, la redacción creativa, el copywriting y el contenido orientado a SEO.

Todo eso me ha llevado a acumular más de siete años de experiencia en contenido para periódicos, revistas, webs, blogs, e-books y otros formatos.

He trabajado para periódicos como El Mundo, editoriales de la talla de Mindvalley Hispano y ONGs como la Fundación Vicente Ferrer; lo que me ha permitido hacer de cada día una oportunidad para ser mejor profesional.

Mi pasión por escribir la compagino con otras como simplemente disfrutar del momento, reírle a la vida, hacer deporte, las cenas en buena compañía y tomar una buena taza de té mientras elijo el próximo destino para viajar; una de mis grandes aficiones que puedo cumplir gracias a esta gran ventana al mundo llamada Internet que me ha permitido dedicarme al trabajo freelance.

1. ¿Cómo son los redactores freelance? ¿Qué características se pueden resaltar de ellos?

Los redactores freelance son profesionales que adoran escribir y, sobre todo, que disfrutan haciéndolo.

Son creativos pero a la vez metódicos y organizados. También autoexigentes, versátiles y algo perfeccionistas, y que buscan con cada artículo que algo se mueva en la mente del lector.

Además ser redactor implica aceptar el reto de estar aprendiendo constantemente, adaptarse a las exigencias de un mercado que continuamente está cambiando, y sobre todo implica ser un “pequeño investigador” que tiene en sus manos el poder de escribir sobre temas tan variados como nuevas tecnologías, salud, cine, deportes de riesgo o negocios en Internet por poner solo un ejemplo.

¿Lo mejor? Con cada artículo hay que formarse para poder sacarle el máximo jugo, así que todos los días se aprenden cosas nuevas que terminan convirtiéndote en una pequeña “enciclopedia andante”. Y adquirir nuevos conocimientos nunca viene mal.

2. ¿Cuándo iniciaste tu aventura como redactora freelance y por qué?

Mi primer trabajo como redactora freelance llegó hace cinco años, sin proponérmelo y sin ser consciente de ello.

En 2009 un bufete de abogados me contactó para proponerme que mensualmente escribiera, desde casa, varios artículos de opinión para su publicación online… La idea me encantó, así que acepté y lo compaginé con mi trabajo de periodista.

Ahí comenzó una aventura que duró tres años y que hizo que me planteara mi futuro.

Con esa primera experiencia pude experimentar la flexibilidad de horarios, la libertad de trabajar desde donde quisiera y como quisiera (¡y trabajar en zapatillas es muy cómodo!), y además pude comprobar cómo se es mucho más productivo trabajando en el entorno que uno mismo elige.

Así que un poco por casualidad y un poco por curiosidad entré en el mundo del trabajo online, y ahora puedo decir que soy oficialmente redactora freelance, con varios clientes fijos y con la libertad de compaginar diferentes proyectos mientras disfruto de mis otras aficiones.

3. ¿Cómo ha sido tu experiencia, sobre todo para diferenciar el trabajo de una profesional apasionada?

El hecho de trabajar desde casa con personas a las que físicamente no conoces y con las que te comunicas a través de la pantalla de un ordenador para mí ha sido una experiencia única.

Durante los últimos dos años he trabajado desde Barcelona para una empresa llamada Mindvalley Hispano con sede en Argentina donde tenía compañeros de Perú, México, Brasil y Malasia.

Hace años nunca hubiese imaginado algo así: escribir para gente de todas las partes del mundo desde tu escritorio, trabajando codo con codo con personas de distintos lugares que no conoces. Ahí fue cuando me di cuenta de lo increíble que puede llegar a ser el mundo freelance.

Se crean vínculos fuertes, profesionales y de amistad, pero es que además es impresionante el nivel de comunicación e implicación que puede llegar a haber.

Es por eso que es fundamental aprender a separar la vida profesional de la personal, algo que al principio a los freelancers nos puede llegar a costar.

Trabajar como redactor freelance hace que tú elijas tus horarios, cuándo trabajar y cuándo dedicarte tiempo a ti y a los demás… Así que para mí fue fundamental marcarme “un horario de trabajo”, unas horas donde siempre estoy disponible para mi trabajo y otras horas donde me dedico a mi vida personal. De lo contrario todo se acaba mezclando y terminas por no dar el 100% ni en tu trabajo ni en tu vida personal.

Y es que el trabajo freelance te da muchísimas ventajas, pero hay que saber aprovecharlas.

4. ¿Tu trayectoria te ha hecho capaz de hacer crecer la base de clientes? ¿Cómo lo has logrado? (Algunos tips para redactores freelance).

Resulta curioso como muchas veces un solo artículo o una actualización de perfil puede llevarte a aumentar la base de clientes y conseguir nuevos proyectos.

Cuando comencé a trabajar como redactora freelance en el bufete de abogados fue porque ellos habían visto un artículo que había escrito en el periódico donde trabajaba.

Más tarde, tuve la oportunidad de trabajar en la editorial Mindvalley Hispano y no fue porque mi propuesta fuera la mejor ni porque yo fuese la candidata que más encajaba en el puesto sino porque había presentado mi candidatura de una manera especial y diferente, y porque lo que escribía era personal y apasionado porque realmente me apasionaba conseguir ese puesto de trabajo. Eso es lo que me diferenció del resto.

Por otro lado, hace unos meses me contactaron dos clientes más porque habían visto mi perfil navegando en Google y creían que yo podía encajar en sus proyectos. Nuevamente una pequeña acción fue la que terminó marcando la diferencia.

Así que, en cierto modo, cada proyecto y cada pequeña acción ayudan a aumentar la base de datos.

Creo que para lograr clientes es fundamental que uno sea fiel a su estilo y que sobre todo ame lo que hace, porque muchas veces la pasión traspasa pantallas y nunca sabes quién puede fijarse en tu particular modo de escribir o en cualquier otro detalle que a nosotros nos puede pasar desapercibido.

Otra cosa que es fundamental es destacar entre la multitud. Al trabajar como freelancer te encuentras con que tu principal arma son las palabras, tu mejor escaparate es tu perfil y tu mayor valor a aportar es tu propia pasión.

Así que en cierto modo con pasión, trabajo y optimismo se logra todo.

Aparte de todo eso, algo que también me ha ayudado mucho a aumentar mi base de clientes ha sido moverme mucho a través de Internet, tratar de ser visible, registrarme en plataformas de trabajo freelance como Workana, completar perfiles en redes sociales como LinkedIn… Y sobre todo, hacer que cada cliente sea único pero que además quede satisfecho.

5. ¿Cuáles son algunos de los factores decisivos para contratar a un redactor freelance?

Contratar un redactor a través de Internet es muy diferente a hacerlo cara a cara, entre otros motivos porque a no ser que se haga una reunión virtual no hay posibilidad de ver a la persona y por tanto apreciar el lenguaje verbal y la manera de desenvolverse.

Así que creo que para contratar a un redactor freelance resaltan otros aspectos como el cuidado a la hora de presentar la propuesta, los detalles, el interés y la implicación que uno muestra, la profesionalidad con la que se habla y se explica… Es como un “combo” de pequeños factores que terminan marcando una gran diferencia.

Luego está el hecho de estar registrado en plataformas como Workana, donde los clientes califican el trabajo del profesional, y eso ayuda muchísimo a dar confianza a las personas que buscan contratar y a que el profesional pueda presentarse como es debido, crearse un perfil y resaltar lo que crea conveniente de sus capacidades y experiencia… Cuidar todo eso también es fundamental, porque en cierto modo influye a la hora de decantarse para contratar a un redactor o a otro.

6. ¿Con cuáles retos te has tenido que enfrentar?

Mi reto principal fue el tener que establecerme un horario a pesar de no tener la obligación de hacerlo.

Uno es redactor freelance desde que se despierta y hasta que se acuesta, y teniendo en cuenta que hay libertad horaria y cierta flexibilidad es muy importante fijarse unos horarios y separar la vida personal de la laboral ya que de lo contrario el día a día puede convertirse en un caos. Eso es algo que al principio a mí me costó, pero una vez se fija una especie de “rutina” todo es mucho más fácil. Incluso adquirí la costumbre de crearme mi día por adelantado: todas las noches, antes de dormir, me anoto en una aplicación online llamada Asana todo lo que debo, quiero y tengo que hacer el día siguiente. Algo así como un “planning”. Y comprobado: ¡despertarte sabiendo paso por paso cómo va a ser tu día ayuda a adquirir más compromiso y a ser más productivo!

Por otro lado, y sobre todo al principio, a las personas que conviven contigo les puede costar un poco adaptarse a esta nueva rutina: creen que porque estés en casa no estás trabajando e incluso te interrumpen sin ser conscientes que en realidad están impidiéndote trabajar. ¡Todo es cuestión de tener un poco de paciencia!

Otro de los retos a los que me tuve que enfrentar fue el de los husos horarios: tuve que aprender a organizarme trabajando con personas que iban 11 horas por delante de mi horario y otras que iban 5 por detrás. Al final aprendes a vivir en tres países a la vez, acomodas tus horarios e incluso eso te ayuda a organizarte mejor.

Y en realidad, constantemente surgen retos que te hacen ser mejor profesional: escribir sobre temas que nunca antes imaginaste, tipos de redacción a los que uno no está acostumbrado y que al principio pueden dar un poco de vértigo, diferentes proyectos para días cercanos con los que tienes que hacer malabares para llegar… En realidad la vida del redactor freelance es un reto constante que te permite crecer, y creo que precisamente por eso amo tanto esta profesión.

7. ¿Qué es lo que más te apasiona de esta modalidad?

Me apasiona el hecho de que, sin necesidad de ver o conocer a una persona, puedas trabajar con ella y sentir más complicidad que incluso con un compañero de oficina con quien has compartido años de trabajo.

Me apasiona que la pantalla en lugar de poner barreras las elimina, permite a uno ser más “él mismo”, y por supuesto permite hacer una modalidad de trabajo que hace algunas décadas sería impensable.

Cuando lo pienso fríamente me doy cuenta que en realidad soy una persona que tiene la oportunidad de ganar dinero haciendo lo que más le gusta, desde cualquier rincón del mundo y sin la necesidad de tener un horario impuesto, de tener que correr bajo la lluvia de camino al trabajo o de soportar los atascos en hora punta. ¡Y me encanta!

Pero es que además puedes crearte tu propia oficina en la habitación de tu casa o improvisarla en una cafetería frente al mar. Incluso viajar a miles de kilómetros mientras sigues trabajando.

Muchas personas piensan que el trabajo es esclavo… Pero creo que el trabajo freelance y online ha revolucionado la manera de trabajar, y desde que trabajo como redactora freelance me he dado cuenta que, en realidad, el trabajo es libertad.

Noticias Mi Ciudad

Anuncios

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s